5 razones para comprar en Portugal

Portugal está situado en el extremo suroeste de Europa y engloba los archipiélagos de Madeira y Azores en el Océano Atlántico. Un clima muy agradable, 3.000 horas de sol al año y 850 kilómetros de magníficas playas bañadas por el océano Atlántico. En los últimos años Portugal se ha vuelto un país prometedor para las […]

Marketing

Última modificación: 18 mayo 2021

Portugal está situado en el extremo suroeste de Europa y engloba los archipiélagos de Madeira y Azores en el Océano Atlántico. Un clima muy agradable, 3.000 horas de sol al año y 850 kilómetros de magníficas playas bañadas por el océano Atlántico. En los últimos años Portugal se ha vuelto un país prometedor para las compras inmobiliarias. En el blog de hoy te contamos 5 razones por las que comprar una propiedad en Portugal es tu mejor opción. 

1. Es muy sencillo

Que Portugal se vuelva nuestro hogar, pese a no ser portugués, es sorprendentemente sencillo: su gobierno ha facilitado muchísimo la obtención de la residencia en su país. El Ministerio de Economía y Transición Digital reconoce a Portugal como uno de los mejores destinos para comprar una casa, gracias a su normativa fiscal y la facilidad para obtener permisos de residencia, aparte de un sistema legal que lo hace más atractivo para los inversores extranjeros. Todos aquellos que no formen parte de la UE pueden obtener dicha residencia a través del programa Visa de Oro. Dicho programa concede un permiso automático de residencia con una duración de 5 años al extranjero que adquiere un inmueble con valor superior a medio millón de euros.  El aumento del flujo monetario conjuntamente con el incremento de la inversión inmobiliaria en Portugal está transformando las ciudades principales del país en centros reconocidos de actividad económica, generando empleos de trabajo y patrimonio para las comunidades locales.

2. Sus impuestos son bajos

Desde el punto de vista financiero, Portugal es un lugar inteligente para todas aquellas personas que cuenten con unos ingresos elevados. Cuentan con un impuesto sobre la renta del 48%, el entorno económico con el que cuenta Portugal es mucho más favorable que otros destinos europeos de prestigio. 

3. Los alquileres de vacaciones tienen sentido

La industria del turismo en Portugal está evolucionando, cuenta con un abundante número de costas espectaculares, algunas de las mejores playas de Europa y una cultura local encantadora, la industria del turismo en Portugal no para de prosperar. Aquí encontramos otros de los muchos beneficios que ofrece dicho país al invertir en él, como el alquiler de vacaciones.

Como segunda residencia, la propiedad que poseas puede estar vacía en algunas épocas del año. Si este es su caso, existe la posibilidad de alquilar tu inmueble en vacaciones: este tipo de procesos generan un rendimiento gigante, al igual que facilitan el control de tu propiedad durante la mayor parte del año. 

4. Es lujo

Si has leído hasta aquí, podrás imaginar que Portugal atrae a gente de todos los lugares del mundo y, con ellos, la vida de lujo. Por ello, es muy probable que una inversión inmobiliaria sea tu mejor opción y no te decepcione. A parte de una gran cantidad de casas impresionantes, villas y apartamentos lujosos en la Costa Atlántica, encontrarás una increíble infraestructura que te ayudará a llevar la vida que deseas. En todo el país coexisten miles de campos de golf, restaurantes de primera clase y un sinfín de playas encantadoras: tres motivos de peso para el perfecto inmueble de vacaciones. 

5. El mercado portugués de las residencias primarias

Portugal cuenta con un gran potencial en inversiones inmobiliarias, en particular el mercado local de bienes inmuebles a primeras residencias. pues los precios de las casas y los apartamentos de las ciudades de Lisboa, Faro y Brafa constantemente están creciendo. El aumento del precio de este tipo de bienes es un claro indicador de la reconversión que está ocurriendo, convirtiendo estas ciudades en metrópolis europeas. 

Para realizar una inversión en una segunda vivienda y que esta sea rentable se requiere una extensiva investigación del mercado. No nos fijamos únicamente en el destino sino también en la ubicación del inmueble que más se pueda adaptar.