¿Cuáles son los costes asociados a la compra de un inmueble?

La compraventa de un inmueble conlleva una serie de gastos. Si tienes la suerte de no necesitar una hipoteca o un préstamo, ahorrarás buena parte, pero tendrás que contar con los gastos de notaría, de registro o los impuestos que correspondan.  En el artículo de hoy te contamos en detalle cuáles son los costes que […]

Marketing

Última modificación: 25 mayo 2021

La compraventa de un inmueble conlleva una serie de gastos. Si tienes la suerte de no necesitar una hipoteca o un préstamo, ahorrarás buena parte, pero tendrás que contar con los gastos de notaría, de registro o los impuestos que correspondan. 

En el artículo de hoy te contamos en detalle cuáles son los costes que deberás asumir en la compra de un inmueble para ofrecerte toda la información necesaria de una manera clara y sencilla. 

¡Empezamos!

El coste notarial

En el momento de comprar un inmueble, siempre es necesario contar con la figura del notario. El notario puede ofrecerte la gestión de toda la tramitación de la compra de tu inmueble o, por el contrario, puedes hacerlo de forma independiente reduciendo un poco los costes. En general, el coste asociado a la tramitación de la compraventa del inmueble suele oscilar entre 90-200 euros, en función del notario que te atienda. 

Sin embargo, aunque realices la tramitación de la inscripción de compra de forma independiente, hay ciertos gastos notariales que deberás afrontar necesariamente (papel timbrado, escritura, honorarios del propio notario, etc.). 

Si eliges que la gestoría del notario tramite todo el proceso, en la factura verás que además de sus honorarios se añadirán impuestos, honorarios de registradores y otros gastos generados, que serán abonados en tu nombre por parte del notario. 

El coste del registro de la propiedad

Teniendo en cuenta lo anterior, tanto si lo gestionas de forma independiente como si lo hace tu notario, tras comprar un inmueble vas a tener que abonar el coste de inscripción en el Registro de la Propiedad para indicar que eres el nuevo propietario del inmueble en cuestión. Se trata de un coste que varía en función del valor del inmueble, ya que no es un coste fijo. De todas formas, estos gastos están fijados por ley, en concreto en el Real Decreto 1427/1989 de aprobación de aranceles de los Registradores de la Propiedad.

El coste de los impuestos

De igual forma, tras adquirir un inmueble vas a tener que pagar los impuestos asociados a la compraventa. En función del tipo de inmueble y de comprador, la operación inmobiliaria puede tributar por IVA o ITP. Si tienes dudas de cuáles son los tipos impositivos aplicables, puedes ver nuestro último blog.

En resumen, lo único que puedes elegir no pagar en la compra de un inmueble son los gastos de gestoría asociados a que el Notario trámite todas las gestiones en tu nombre. En caso de que quieras ahorrarte ese desembolso, no olvides que tendrás que pagar los honorarios básicos de notaría, los aranceles asociados a la inscripción del inmueble en el Registro de la Propiedad y la liquidación de los impuestos aplicables en cada caso.